domingo, 18 de mayo de 2008

La inspiración de Fantasía en gris y naranja

Ayer me pasé toda la tarde entre mujeres, es divertido, nunca de pequeña ni de adolescente había hecho éstas cosas, es lo que tiene el ser un poco retraída e introvertida, hasta ahora nunca había disfrutado de amistades femeninas en grupo de verdad y me alegro tanto, más vale tarde que nunca no ;) El clima que se crea en un café de mujeres es muy especial, nos contamos confidencias, nos damos consejos, nos reimos las unas de las otras, abrazamos cuando el dolor nos golpea y lo que más agradezco es todo el cariño que todas vosotras queridas amigas me brindáis, y todas las cosas que aprendo de mí misma, a estas alturas de mi vida puedo decir que conozco a mujeres auténticas que me ayudan en este viaje de desvelar los secretos de este selecto club, ya que como todos sabemos no venimos con libro de instrucciones, hasta ahora estaba perdida y no sabía qué era ésto de ser mujer, ahora voy encontrándome y os confieso que me gusta =P
Una de las cosas que estoy aprendiendo de mí misma es que por ahora no sería capaz de tener un lío de una noche y no enamorarme, soy demasiado racional para ésto del amor, qué le vamos a hacer,pienso de más siento de menos, pero poco a poco voy aprendiendo a ser más sincera con lo que realmente estoy sintiendo, pero por ahora en vez de dejarme llevar por los impulsos prefiero imaginar, no liarme y así no escaldarme tampoco y así se me ocurrió un relato que la verdad no es muy bueno sobre una chica que tiene una fantasía en un vagón de metro con un desconocido. Lo leéis y ya me comentáis.