jueves, 12 de junio de 2008

Lo malo de crecer


Lo malo de crecer es darse cuenta, una vez que me doy cuenta de algo que es mío ya no puedo dejar de verlo y por tanto cada vez que caigo en ese mismo error pienso: mierdaaa otra vez!
Nadie dijo que fuera fácil pero aquí estoy dando pequeños pasos para una Charlie que se exilió a sí misma a tierras cartaginesas, pequeños pero firmes. Cuando tomé la decisión de irme de Valencia fue por estar cerca de una pareja que ahora ya no está a mi lado, cuando aquella relación se terminó decidí continuar aquí, quizás porque lejos de todos los que me queréis me era más fácil darme cuenta de quién soy realmente, o cómo estoy realmente. Volví a caer en la trampa de entablar una relación nada más salir de una y aquí estoy frente a un camino largo, esta vez sin atajos que es conocerme a mí misma. Cuando pensaba que había pasado ya al otro lado me doy cuenta de que simplemente he abierto la puerta y ahora toca ponerse los guantes de faena y sacar de dentro todo aquello que ya no me vale.
Construir una autoestima estable y real no es nada fácil ya que nunca la he tenido digamos que boyante pero ahora voy sintiendo gracias a mis pasitos y a mucha gente que me apoya que crecer aunque duro puede ser un proceso bonito y placentero.
Mis relaciones a nivel familiar van mejorando, con mi padre me sincero más, me doy el lujo de abrazarle cuando quiero y como quiero, de contarle las cosas desde el corazón y desde mi realidad, me apoyo en él como una hija y como persona y descubro nuevas facetas de los dos que me gustan, en cuanto a mi hermano curiosamente nos estamos acercando más gracias a un punto de diferencia que es la terapia gestalt, él me habla desde la filosofía yo desde la experiencia de quién está en proceso, me aconseja libros y me ha regalado el mejor regalo de este año que una hermana puede desear, ahora es mi hermano mayor y me ha propuesto incluso tomarse un día libre para acompañarme a mi cita en salud mental de hoy! quién quiere más?! Yo no pido más, simplemente me dejo asombrar por la vida. Cuando pensaba que ya estaba todo perdido entre mi hermano y yo estamos descubriendo una nueva forma de comunicarnos, a través de los libros que me aconseja, de mis llamadas para pedirle consejo, quizás él simplemente estaba esperando la oportunidad de ejercer de hermano mayor.
En cuanto a la amistad es un lujo y un regalo maravilloso que no paro de agradecer y valorar, y sobretodo de cuidar, me encanta pasar tiempo con vosotros, no voy a decir que sois los mejores sino los que elijo y los que la vida me ha regalado.
Antes intentaba entenderme a través de mi pasado, y no era una buena idea porque las experiencias que he tenido en el pasado ya no son las actuales y nublan mi percepción de la vida, así que he decidido abordar el pasado desde la luminosidad del presente para aportarle la luz que le falta. Qué he tenido experiencias traumáticas en el pasado? Y qué? Mírame ahora, ésto es lo que hay, gracias a esas experiencias me he hecho más fuerte, he crecido, sobreviví y ahora empiezo a recoger las frutos. Ahora es mi momento de mirarme al espejo y decirme a mí misma no es tan malo el trabajo que has hecho estos años, es hora de empezar a valorarme desde la sinceridad de quien ha visto sus miserias y las sopesa en su justa medida, es tiempo de darme cuenta de que a pesar de mis neuras también tengo cosas buenas en mi interior.
Es tiempo de abrir la puerta y dar un paso al otro lado y crecer.

Un abrazo desde el lindo linde. Nadie dijo que fuera fácil pero nadie dijo que fuera tan bello crecer.

2 comments:

nida dijo...

onlarla uğraşılmaz ya

gelinlik

carurota dijo...

lo que dices y escribes,yo creo q todos nos sentimos algunas veces asi...no se sale mucho de ti en tu blog, es curioso, tiene mucho sentimiento,siempre lo ha tenido no,pero ahora es diferente como si fueras descubriendo cosas y compartiendolas con los que te leemos.un besico