viernes, 11 de julio de 2008

una semana asquerosa

Una semana asquerosa sólo puede acabar con un viernes asqueroso en que tengo que invertir cada segundo adecuadamente porque sino no me voy a casa hasta las mil, y creedme hoy me tengo que ir a las 18.30 porque mañana además del módulo de corporal por la noche tengo la boda del año: Maica y Javi se casan! y aún no tengo zapatos, vestido sí, para variar el rojo de Pedro de Hierro que me regaló mi madre para la boda de Mamen y Quique que ya he tripitido en miles de bodas, pero esta vez he decidido que me voy a comprar unos tacones negros de escándalo! y lo he ido dejando dejando, y aun día de la boda y me tengo que comprar zapatos, si es que cuando una no nace señorita mona se queda! Mañana en menos de una hora tengo que embutirme el traje, arreglarme el pelo porque no pienso gastarme dinero en ir a la peluquería y llegar viva a La Manga para la celebración! si lo consigo soy una campeona, pero antes he de sobrevivir al día de hoy!
Y la vida es graciosa, cuando ya estaba pensando en que es una pena que el asesinato este penado porque hay una o dos personas de mi despacho que mataría ahora mismo, va y cuando me pongo un café y agito el sobre de azúcar este revienta y me cae todo el azúcar encima de la camisa, en vez de enfadarme me he reido, porque era para reirse! y es como si la vida me dijera, cuanto más estrés menos rendimiento, sonríe, piensa y gestiona, y que queréis que os diga pero en días como estos me digo a mí misma, Marisol eres una máquina porque seguro que sale el día bordado! Y es que cuando una decide ver la vida de forma positiva la vida se llena de color! así que ante una semana asquerosa sólo quedar echar mano de sugar boosts, mucho azúcar, mucha risa, muchos abrazos y muchas sonrisas.

Un abrazo de superviviente!