miércoles, 20 de agosto de 2008

Fun of a babysitter

Ela y Jorge son los dos hijos de los Wilkinson una pareja de ingleses que ha venido a La Manga Club y ha reservado una niñera para sus hijos y casualidades de la vida aparecí yo en su puerta porque la chica que iba a hacer el babysiting no podía.
Ela tiene una carita con mejillas de manzana rosada enmarcada por una melena con flequillo que hace destacar sus preciosos ojos verdes y Jorge su hermano de 3 años es una sonrisa de dientes blancos y cabello sedoso rizado y amarillo como un campo de trigo al atadecer cuando el sol se está poniendo. Son dos niños lindísimos y majísimos y sus padres me encantan también. Se nota que se quieren entre ellos y que los cuidan en su justa medida, ni mucho ni poco pero con mucho amor.
El lunes que fue mi primer día después de cercionarse que no tenía cuernos, ni cola de diablo, ni berrugas en la cara Ela y Jorge me concedieron el gran honor de ser su niñera, y me pidieron que les leyera cuentos para dormir, y yo accedí y Ela que ya tiene 5 años nos leyó a nosotros el libro Pants y yo con Jorge a un lado con su cabecita apoyada en mi brazo y Ela al otro lado pasando las páginas del libro que tenía en mis rodillas pensaba en que cuando yo tenga hijos también les leeré cuentos para dormir, y Marisol corazón de hojalata y hielo se derrite y disfruta del regalo que me han hecho estos dos niños. Y cuando ya exhaustos se durmieron después de que les cantara una nana pensé no soy tan durilla y fría como parezco, lejos queda la Marisol sargento de los campamentos. Y hoy cuando he ido Ela me esperaba despierta porque quería darme las buenas noches y yo les había traido un libro: Molly Mouse goes shopping pero estaban tan cansados que se han dormido en 5 minutos pero antes sus padres me han confesado que sus hijos se han enamorado de mí, que están deseando que vuelva y que soy una fun of a babysitter, yo que siempre me he creído Marisol la seria, que una vez una persona me dijo: ah, si sonríes! y o que me creía anquilosada y rígida va y resulta que tengo un lado divertido y soy una divertida niñera. Qué gusto voy a dormir esta noche con esa idea en la cabeza, cuando quiero soy capaz de ser divertida y tierna, qué gusto darme cuenta y disfrutarlo.

Un abrazo lleno de sol y letras de cuento de buenas noches