jueves, 7 de agosto de 2008

Impensable

Te echo de menos y ni siquiera lo sabes, ni siquiera lo intuyes.
Ni siquiera imaginas que eres tú.
Me confundes, me confundo.
Estoy contigo y las horas me pasan disfrutadas pero contenidas.
Desearía atrapar tu mano en la mía y no me atrevo.
Lo que siento por tí me asusta.
Soy tan cobarde que no corro el riesgo de seducirte.
A veces cuando evitas mi mirada me encantaría atraparla en el aire y sé que no puedo, tocar las alas de una mariposa es privarla de su libertad.
Y espero paciente a que se pose otra vez sobre mí su breve aleteo.
Me fascinas en muchos sentidos.
Me asusta asustarte.
¿Qué te guste? Hoy por hoy me parece impensable.