sábado, 2 de agosto de 2008

los sábados no se madruga en mi casa!


Éste es mi despertador particular de todos los días, pero bien sabe Kumo que en esta casa los sábados no se madruga así que él hasta las 9 o así no viene a despertarme para recibir su sesión matutina de caricias, total para quedarse durmiendo de gusto a los 5 minutos de empezar y es que este gato es una fuente de inspiración para aprender a vivir la vida sin apego al reloj, despacio, sin prisas. Si por él fuera podríamos pasarnos horas yo despertándome y acariciándole las mejillas que le encanta, y así a lo tonto a lo tonto los sábados nos volvemos a quedar dormidos o mejor en ese sopor agradable del que sabe que no tiene prisa por saltar de la cama. Ciertamente en mi casa no se madruga mas que cuando hay que ir a trabajar!

Un abrazo ensoñiscado