lunes, 18 de agosto de 2008

Mono de viajar

A veces me pienso que soy un poco kender (a los no frikis léanse los libros de la Dragonlance para saber sobre estos maravillosos personajes) y de vez en cuando me entra el mono de viajar, me pica la planta de los pies como diría un kender!
Después de un maravilloso viaje a Madrid, siempre es bonito ver una ciudad desde la perspectiva de uno de sus habitantes, me han entrado más ganas de viajar! Y no puedo esperar ya a que sea Septiembre para coger el avión a Londres! Por primera vez me voy a Londres, al fin! al fin podré pasear por la biblioteca nacional donde mi paisano José Rizal en su época consultó los libros para sus estudios en oftalmología! podré pasear por Notting Hill e imaginarme todas las historias de amor que se desarrollan detrás de cada ventana y pared, podré deleitar mis sentidos con el Food Court de Harrods, merodear por el laberinto de estanterías de Magma bookstore, y pasear por el Támesis, descansar en el hotel Churchill y al fin viajar a Suecia. Hace ya unos tres años que no he ido a Suecia va a ser un poco durillo porque la última Navidad en familia que pasamos la pasamos allí cuando mi madre aún vivía, pero como mi tío se ha mudado de casa pues no será tan duro el reencuentro, y hablaremos de miles de cosas, de la Gestalt, de la psicología Jungiana, de la vida, del amor, de la familia y por supuesto nos tomaremos una copa a la salud de mi difunta madre pero eso sí con una sonrisa en los labios porque recordarla es recordar su alegría, la sonrisa que iluminaba habitaciones, la voz que tocaba corazones, a la madre y a la hermana que ambos quisimos tanto en vida. Y Suecia también será pasear con mi prima contarle de mis proyectos, ponerle al día de los míos, hablar otra vez del amor, abrazarnos y reconocernos como mujeres que formamos parte de una saga familiar de la que estar orgullosas y despedirnos con la esperanza de volver a vernos pronto.
También quiero pasar por una bombonería que hay en Gamla Stan (la ciudad vieja) que tiene unos de los bombones más monos que he visto en mucho tiempo, y los que me conocéis ya sabéis de mi pasión por las cosas monas, bonitas y dulces =) Uy sólo de pensarlo me hacen los ojos chirivitas y se me pone una sonrisita de niña pequeña en la cara! y también pasear, pasear y perderme por las callecitas de la vieja ciudad imaginando historias en mi cabeza.
Así que sí, mono de viajar, pero no por huida sino por conocer nuevos lugares, explorar calles nuevas y reencontrarme con la familia, es decir con las raíces.
Aish, menos mal que estos días entre Nesteas en el chiringuito de Cala Reona, remojones en la playa, noches de cine de verano y demás, no se me va a hacer tannnn largos.

Un abrazo desde mi mesa de oficina en la que aún tienen que pasar los días para que llegue el anhelado viaje!