viernes, 8 de agosto de 2008

Un guiño a Pablo

A veces la amistad llega poco a poco.
Se toma su tiempo para deletrear la palabra amigo entre dos personas.
Y de repente se establece en el corazón como un gran tesoro que recuerda que en el universo a pesar de ser motas de polvo no estamos solos.


Gracias por estar ahí Pablo, por abrirme las puertas de tu amistad y tu vida.
Un placer conocerte cada día desde la libertad de la conciencia!
Y por supuesto gracias por leerme!

Un abrazo directo desde La Manga Club a Los Belones desde donde seguro ahora mismo me estás leyendo!

1 comments:

Anónimo dijo...

Lo de las motas de polvo es por lo del elefante horton supongo,...
muchas gracias por tu guiño. Es verdad que la amistad en este sentido no es tanto mirarse a los ojos sino mirar juntos en la misma dirección, avanzar juntos en el camino de la ternura el cariño el cuidado y el respeto, y como tu dices, poco a poco se ha formado un vínculo especial que hace que cada día tienda a protegerlo, cuidarlo y mimarlo.. y así también lo siento de ti, como horton y su mota..
Gracias Marisol,
Besos Mil!!!!