domingo, 14 de septiembre de 2008

antes de mi viaje

No sé si será porque tengo unas ganas enormes de viajar, de ir a mi aire, de no estresarme, ni llevar reloj ni nadie que guie mis pasos o al que tenga que seguir, pero realmente me apetece disfrutar de Londres en soledad, yo, mi maleta de 10kg y toda una ciudad por descubrir.
De pequeña aprendí que una ciudad es como una persona con mil caras, siempre depende de los ojos o mejor del estado de ánimo de quién la mira.
Para mi madre Madrid siempre fue una ciudad fria e invernal, quizás porque allí naufragó con dos churumbeles debajo del brazo, una maleta y sólo 200 dolares en el bolsillo desde las islas filipinas. Para ella en Madrid siempre hizo frío. Es por eso que aprendí que las ciudades dependen del alma de quien habla de ellas o de quién las mira.
Y ahora con el alma con ganas de sosiego, deseando pasar horas sin nada más maravilloso que hacer que disfrutar de un buen libro o un buen cuadro, me muero de ganas por hacerme la maleta, subirme al avión y llegar a Londres, y después Suecia y pasar frío y descubrir la calidez de mi cuerpo entre la tela del jersey y la piel. Me apetece pasear anónimamente, como si Londres fuera un escaparate que puedo ojear en primicia a mi antojo, qué importa que la gente llegue tarde al trabajo, que vaya corriendo, yo me detendré ante la pequeña librería escondida, el árbol de elegantes formas, la mujer sentada en el banco, el niño riendo en el parque, la pareja cogida de la mano y quizás si lo siento necesario los inmortalizaré con mi cámara, en cierta forma Londres me aportará mucho pero a veces pienso que viajar enriquece porque me permite descubrir facetas de mí que en el ajetreo de mi día a día no puedo ver y que claramente son visibles en las caras de desconocidos que siguen viviendo sus días a días mientras yo disfruto de mis vacaciones.
Antes de mi viaje me senso para ver de qué ánimo voy a Londres, porque la percepción de la realidad depende del estado emocional en el que me encuentre.

Un abrazo sosegado, pausado, pensativo.