viernes, 5 de septiembre de 2008

Burbujas de insomnio en la noche


Hay noches en que el insomnio viene a mí, extraña sensación de querer dormir pero no poder, es decir, realmente mi mente no quiere dormir, algo le ronda incansable como las gaviotas en el mar, dando vueltas y vueltas a la espera de algo que llevarse a la boca.
Y es que cuando llega el insomnio me quedo atrapada en la noche como las burbujas de aire en el vidrio, una isla de aire en medio de un océano cristalino, y por mucho que lo intente mis neuronas se niegan a entrar en la fase REM y es el cuerpo el que cuando exhausto gana la partida al insomnio e impone el bendito encuentro con morfeo, es en estas noches en las que en esas breves horas en que el sol vuelve a rasgar la negrura para teñirla de naranja que sueño mucho pero no me acuerdo de nada pero no me levanto cansada o con falta de sueño sino todo lo contrario, es como dejar el ordenador actualizándose o formateándose y descubrir a la mañana siguiente que va más rápido, más ligero.
A veces necesito de estas burbujas de insomnio relajadas para darme cuenta que hace falta pararse de vez en cuando, detenerse y escuchar el canto de las chicharras por la noche.

Un abrazo con bostezo, ya se acerca el sueño.