lunes, 6 de octubre de 2008

Vuelta al trabajo

No señores y señoras no me ha tocado la lotería durante mis vacaciones por lo que he tenido que volver a trabajar.
Por un parte apetece, reunirse con la gente con la que te llevas bien, pero por otra parte y más si trabajas con una jefa y una supervisora como las mías volver al trabajo es una dura prueba. Es curioso como pueden ser las personas en vez de reconocer que te han echado de menos porque haces un buen trabajo y se te echa en falta pues se dedican en tu ausencia a escribir una lista de pullas que lanzarme a mi vuelta, lo más curioso es que hoy me esperaba reunión de equipo de ponerme a caldo y nadie se ha atrevido a decirme nada mas que dos o tres cositas pequeñas que no tenían importancia ninguna, si es que... a veces es simplemente que necesitan descargar su frustración de no saber estar a la altura del trabajo y una vez que me han puesto más verde que las hojas de un limonero ya no hace falta ni decírmelo en parte porque no tienen ninguna autoridad moral para hacerlo.
Así que la vuelta al trabajo ha sido menos traumática de lo que me esperaba, y un gustazo reencontrarme con mi rubia que me quiere mil y con Javi su marido con los que siempre como en la cantina, qué pena que no esté Mónica para completar el happy office bunch, es decir la panda feliz de la ofi!
Ahora a cerrar programa, poner gasolina, hacer una compra para llenar la nevera y a lo mejor mi última sesión con mi terapeuta hasta dentro de un tiempo, no es que me vaya a dejar la terapia individual es simplemente que creo que me viene bien cambiar de aires y tener a una terapeuta mujer.
Y durante todo el día lo peor es sacudirse de encima esa sensación de echar de menos la cercanía de la gente que dejo en Estocolmo y Valencia, a pesar de estar conectados virtualmente la cercanía física se echa de menos, eso de poder decir quedamos a tomarnos un algo?
así que desde aquí compañeros de fatigas y blog un abrazo echando de menos a los que estáis lejos y dando gracias por estar también en casa cerca de mis amigos cartageneros.

PD: un día y ya me ha vuelto el acento cartagenero, que se le va a hacer =P