lunes, 5 de enero de 2009

Tu nombre

Cerca en ese hueco del tiempo entre un latido y otro si escuchas con atención, si pones el oído, puedes escuchar tu nombre.
Ése que sólo tú conoces, que sólo tú tienes.
Tu esencia, tu espíritu.
Esa urna de vida que se refleja en el espejo cuando eres capaz de mirarte sin pretensiones y con sinceridad.
¿Te atreves?