martes, 28 de abril de 2009

Looking forward

Y un título en inglés para esta entrada, que porqué pues porque todo empezó ayer cuando surfeando en busca de nuevas manualidades con las que ser más ecológica y sorprenderme a mí misma y a mis amigos pues resulta que escucho una canción que recordaba haber oido antes cantada por Mary Black, y como tengo un punto obsesivo en los ingredientes que conforman mi persona me lancé a buscarla en el vasto mar internetiano hasta conseguirla! Ar marineros!
Y ayer Álvaro y yo hablamos de donde estamos, de cómo estamos, poniendo límites, poniedo acentos en esas palabras que a veces asumimos y en esas cosas que creemos que debe ser una relación, esas cosas que dadas por hechas abocan a un desastre pero que habladas significan pasos en una misma dirección durante al menos un tiempo. Aish qué gustito da poder hablar con la persona que amamos y entenderse independientemente de las rarezas de cada uno, de la estructuración mental con que percibimos cada uno el mundo, y a ésto amigos míos le llamo intimidad. Yo estoy así, yo veo ésto asá, qué te parece, qué hacemos, me apetecería tal, pues a mí aquello no, y al final somos capaces de mirarnos a los ojos y vernos como personas reales en este mundo en el que a veces la inconsciencia es el filtro que más llevo puesto.
Aish gustito quedarse abrazado a quien amas y sentir que el corazón de uno sigue latiendo, que el suyo también que entre mis brazos tengo a una persona en la que confío y confía en mí, será ésto madurar en el amor?!
Así que hoy me he despertado con ganas de hacer cosas, así que he reorganizado la habitación (fotos después!) pero os dejo fotos de la colada de sábanas que he hecho, he mirado el cielo y he pensado voy a dejar de hacer la colada porque vaya a llover, pues no! si llueve ya veremos que hago! Y mientras la lavadora daba vueltas laboriosa con mis sábanas y fundas yo he reoorganizado la habitación, recolocado cosas y al finalizar contenta con el resultado he salido a tumbarme a la terraza a llamar al sol, y da gustito sentir el calorcillo de las baldosas calientes aún del poco sol recibido, y me he dado el lujo de disfrutar de la sensación en mi piel y he tendido las sábanas, he sacado fotos y con las manos limpias, suaves, oliendo a aire, a vientos de cambio, a pasos hacia delante me he venido a compartir mi vivencia con vosotros.



Un abrazo limpio, como agua de arroyo.