miércoles, 29 de octubre de 2008

Shugo chara

Hoy he visto en la maravillosa página de Crunchyroll un anime con altas dosis de azúcar llamado Shugo Chara, algo así como caracter guardián y además de ultramonísimo de la muerte yo me he reido un montón, que en el mundo en el que vivimos pues se agradece!
La historia es sobre una chica que da una imagen por fuera cuando es totalmente distinta por dentro y me ha recordado a esas veces en que me dejo llevar más por el debería, el tendría, la esperanza de caer bien o la espera de que no me abandonen que lo que realmente quiero hacer. En el anime la prota Amu-chan para poder convertirse en su verdadero yo y actuar de acuerdo con él tiene que creer en ella misma, ilustra muy bien ese acto de fé, que parece tan lógico pero que es tan difícil de dar. Para dar el paso primero he de ser consciente de que quiero darlo, después de que tengo piernas y entonces al final, después de ese acto de toma de conciencia no sólo de mi emoción sino de mi cuerpo creer que puedo darlo y entonces dar el paso se convierte en un acto sencillo y natural: fluido. De nada me sirve responsabilizarme de mis emociones si no actuo en coherencia con ellas, así que al igual que Amu-chan empiezo ahora a creer que puedo ser alguién distinto a quien he sido todos estos años, que aún puedo quitarme el maquillaje de arlequín para descubrir detrás del disfraz la persona que hoy quiero ser.
Pues eso, os dejo el opening para endulzaros el día, viva el azúcar via Youtube! Ah y ojo a la letra que tampoco tiene desperdicio ;)

martes, 28 de octubre de 2008

P de P A U S A


Esta es una de las cosas que escribí que me gusta mucho, una de mis favoritas, no es la mejor pero me gusta. Y hay foto que la acompaña para poneros en situación!



P de pausa
Grand central station NY.

Hora Punta.

Una sinfonía caótica pero milimetrada de zapatillas de deporte, tacones de aguja, zapatos, bailarinas, mochilas, bolsos, carteras, abrigos, gabardinas, chupas de cuero, camisas, camisetas, faldas, pantalones, el metro es una pasarela improvisada en la que miles de personas rápida y eficazmente conducen sus cuerpos por las entrañas de la gran estación, con cronometrada y medida pasión se dejan engullir por las tripas metalizadas de los vagones, se afanan en conseguir el puesto más cercano a la puerta para apearse velozmente a la falsa seguridad de un andén de cemento. Así con el tiempo en la mano y el corazón en la otra se puede sobrevivir en la jungla de asfalto de la gran manzana. Con la cabeza llena de esquemas, de horarios, de objetivos que cumplir, necesidades por cubrir, deseos por cumplir, hipotecas por pagar, ruido, ruido mental, ruido emocional, estrés, ruido. Cuentas atrás que nunca se detienen.

Una persona se detiene inesperadamente, tropiezos, la empujan, labios y ceños fruncidos en una queja muda al verse interrumpido el flujo de miles de hormigas que deben atrapar desesperadamente el metro que quizás en este mismo instante esté ya de camino hacia donde se dirigen, chasqueos de lengua, soplidos, o lo que es peor una total y absoluta indiferencia.

Al verla él relentiza su paso, saborea su imagen, la observa, pausadamente ella se ha detenido inconsciente al revuelo que su quietud ha provocado. Se deja bañar por el rayo de sol que entra por las cristaleras, cual mariposa se posa, callada, serena, brazos sobre el regazo, sonrisa placentera en los labios. Siente el calor de las tazas de cartón en su mano, agua con sabor a capuccino, con deliciosa crema que no disfrutará a menos que se tome su tiempo de quitar la parte superior del maravilloso envase de StarPucks. El silencio que de ella emana es un despertador que insistentemente le recuerda que hay un universo de sensaciones a explorar ahi fuera, fuera de la esfera del reloj en el que la mayoría de las horas vive.
Tiempo.
Ups, se ha embobado, el reloj no perdona, tic, tac, tic, tac, hay que seguir adelante.
Ella sonríe, hoy van a contrareloj porque han decidido darse el capricho de mirarse el uno al otro durante un instante en la cama, callados sin decir nada, todo ojos, todo alma a flor de piel sin prisa, sin tiempo. El desayuno siempre puede esperar, el amor se toma su tiempo, requiere su tiempo. El calor del sol le recuerda la calidez de sus cuerpos desnudos bajo la cama, simplemente se deja llevar por la placidez del instante.
Abre los ojos, en ese mágico instante en que le descubre de pie frente a ella con una taza de cartón en cada mano, en esa pausa, descubre que cuando uno se deja llevar la p de pausa se convierte, por un momento en paraiso. En ese segundo en que solo sus labios se rozan, ojos suavemente cerrados, justo en ese instante se para el mundo.
Pausa.
Paus
Pau
Pa
P

Estaciones de paso

Otro de las cosas que escribí del otro espacio, estoy recopiando todos para que no se pierdan por si acaso, aunque guardo copias escritas, eso sí llenas de tachones en mi línea de todo lo que escribo. Espero que os guste.

Hasta que ella engatusó al viento para que propagase su risa no me di cuenta de que los gatos pueden articular mas sonidos aparte del miau y el ronroneo al que nos tienen acostumbrados.
No la oí llegar, quizás porque no es de esas mujeres que lleven tacones de vértigo para anunciar su llegada. Llevaba botas planas, forradas, imaginé yo de piel de borreguito para calentar esos deliciosos pies suaves y blandos como la piel de un melocotón que fantaseó mi mente que ella debía tener. Su risa, tintineo de cascabeles en la mañana no me sobresaltó, me giré para ver de que bendita boca provenía tanta brisa fresca en una mañana de invierno y entonces por primera vez entró ella en mi campo de visión.
Mi mirada se deleitó en impresionar cuidadosamente cada nimio detalle de su cuerpo en esa parte del cerebro donde se guardan en una cajita a salvo del paso del tiempo los recuerdos, las estampas, las fotografías de la realidad que nos son importantes.
Su voz traía consigo aires argentinos, no me extrañó descubrir que tenía los ojos del color del legui, una bebida típica argentina. Tenía una piel morena, brillante que invitaba a ser tocada, pero por sus andares felinos adivinabas que ese derecho solo le es reservado a aquellos afortunados a los que ella permite tal placer.
No es la suya una belleza explosiva que te deja sin aliento, todo lo contrario, es ese tipo de mujeres que fuerzan tu imaginación a explorar, a fantasear, a desentrañar un misterio, a probar que no es lo mismo ni mucho menos que incitarte a pecar. Si buscas la encarnación del deseo hecho mujer no lo encantrarás en ella.
Unos minutos nunca me han cundido tanto como aquellos que pasé junto a ella en el ascensor, durante ese breve instante en que compartimos las tripas de ese moderno invento que evita que tengamos que subir escaleras, intercambiamos nombres, miradas y números de teléfono.
-Te llamaré- conseguí decir antes de que las puertas se cerraran tras ella.
-Eso espero- contestó ella con una voz que a mi mas que humana se me antojó un ronroneo gatuno.
Después de mi primera noche con ella descubrí que realmente existen mujeres que nacen para ser libres, que no se pueden amar mas que desde la libertad. Intenta jurarle amor eterno y te sentirás como si hubieras mordido una almendra amarga porque sabes que es imposible que te estás mintiendo, no se puede encerrar al viento. Eternidad no es una palabra que una persona como ella pueda incluir en su vocabulario. Con ella todas las noches son la primera y la última porque a su lado, en sus brazos se siente la certeza de que el ahora es lo único que tienes.
Hace años que se marchó sin nuevas noticias, las cicatrices de su amor son como las de las garras de una gatita cuando juega con tu mano, por profundas que sean no son mortales y desaparecen de forma fácil sin hacer nada, en ese sentido su amor es muy limpio, las marcas no permanecen en el corazón mucho tiempo.
No la echo de menos, aprendí con ella que toda estación tiene su tiempo y que la primavera también se marcha para dejar paso a nuevas estaciones. De ella me quedó el recuerdo de una partida bien jugada, en que desde el principio las cartas estaban encima de la mesa y no guardamos ases en nuestras mangas. No hay regusto amargo ni agridulce cuando pienso en ella, todo lo contrario, un alivio de saber que no cargo con el delito de encadenar a la fierecilla salvaje que ella es.
¿Que para qué te cuento todo ésto sobre ella?
Quizas en parte para recordar, pero sobretodo para avisarte, presta atención y aguza los oidos, aunque cuando la oigas, mejor dicho la sientas llegar con sus andares felinos probablemente sea demasiado tarde y ella ya te haya enredado los ojos con los zarzillos de sus pestañas y serás irremediable y afortunadamente una víctima mas de la gata con botas. Entonces te acordarás de mi para decirme:
-Cuánta razón tenias amigo, ay cuánta...-

lunes, 27 de octubre de 2008

La Camisa

Os dejo otra cosita que escribí en mi otro espacio, es que estoy traspasando poco a poco las cosas. Este relato me encanta, aunque la calidad no sea lo mas de lo mas me encanta porque es sobre las camisas que ya sabéis que me pirran.

La gota cae suave y lentamente por el cuello de la botella dejando surcos de luz líquida por la superficie cristalina. Sus dedos entran en contacto con el cristal, agua en sus yemas empapando los surcos de sus huellas. Con calma medida las dos bocas se unen, cristal y carne en un beso del que a él le encantaría ser partícipe. Una señal de peligro se enciende en su cabeza, sabe que ella puede beberse de un sorbo su alma. Está dispuesto a correr riesgos con tal de hacer realidad el deseo de naufragar en sus labios. Inesperadamente ella le mira, un brillo de reconocimiento en sus ojos, imposible que se acuerde de él, el humo del local es solo el presagio del posible incendio del que ya no hay escapatoria, hace tiempo que se encendió la llama y no hay cortafuegos que valgan, esta noche está dispuesto a quemar sus naves. Ella vuelve a sorprenderle pronunciando su nombre, en su voz nota la alegría del reencuentro, la promesa de una noche en la que todo puede suceder. El destino es asi de imprevisible.
Recuerda cuando su hermana Patricia le habló de su compañera de piso, su primer encuentro en casa de ellas. Su hermana más lanzada que él para todo cursaba tercero y ya vivía fuera de casa, mientras él que estaba a punto de terminar con un trabajo en el bolsillo continuaba enganchado de la falda de su madre. Recuerda las tardes muertas hablando de quién sabe qué cosas, cambiando el mundo, compartiendo inquietudes, esperanzas, soñando otras realidades a su lado. Las noches en vela en el sofá sabiendo que ella compartía cama con otro hombre, verla aparecer en el desayuno con camisas que no eran la suya, la desesperación de buscarla en otros cuerpos, el amargo sabor de labios que no eran nunca los suyos, la vana esperanza de encontrarla en otros lugares, en otras camas pero nunca ella.
Nunca entendió ese juego ambiguo de miradas, de celos escondidos, ese estúpido juego en que a pesar del deseo latente ninguno de los dos se atrevía nunca a dar el primer paso.
Y sin previo aviso ella desaparece de su vida, buscando su camino abandona la ciudad dejándole una sensación de vacío que nunca supo con qué llenar. Ellas mantuvieron el contacto de forma virtual, miles de e-mails poniéndose al día de sus vidas, la amistad se hizo más fuerte con Patricia a pesar de la distancia pero él se quedó fuera, excluido, relegado a un segundo plano, obligado a saber de ella a través de las migajas de información de su hermana, sin atreverse nunca a preguntar o llamarla. De vez en cuando un saludo, una pregunta educada, nada más hasta ayer que Patricia le llama para comunicarle que ella ha vuelto a la ciudad justo cuando tiene un congreso fuera y no puede estar para recibirla ni tomarse su cerveza en el bar de siempre, su hermana le pregunta:
-¿Me haces el favor de quedar con ella mientras no ésté ahi ? Para que no se sienta sola en su vuelta.-
Él no lo piensa dos veces, lo que su hermana no sabe es que no es un favor ni una obligación, es un deseo, es su fantasía hecha realidad, su oportunidad de dar el primer paso después de tanto tiempo.
Y ahora que la tiene delante se queda sin palabras. Como un buen vino ella ha mejorado con los años, solo espera que ella piense lo mismo. Ella se acerca e inesperadamente le abraza trayendo con su cercanía ese olor tan suyo que tanto se ha empeñado él en enterrar en el olvido. Se deja llevar por el instante hundiendo sus dedos en la suavidad de su pelo, nota que ella se estremece, sus manos se deslizan suave y profundamente por su espalda.
Un susurro de hojas secas en sus oidos mientras ella le dice:
- ¿Me has echado de menos?-
Ya no hay vuelta atrás, se deja llevar, arrastrar por su marea, quiere amanecer en la playa de sus brazos, en la orilla de su cintura, ella le besa y viene a su mente la imagen de una serpiente de cascabel pero quién piensa en antídotos mientras muere entre los brazos de la mujer que uno ama.
El sol le despierta, ¿desde aquella noche en que todo empezó cuánto llevan juntos? Ella aparece de repente en el umbral de la puerta de su habitación, una taza de café en sus manos, una sonrisa en sus labios y vestida solo con una de sus camisas. Él se sonríe mientras le dice:
-Ciertamente te quedan mejor las mías-

viernes, 24 de octubre de 2008

habemus casa

Tenemos casa para Nochevieja 2008 y he rellenado el parte del día 2 de Enero de 2009 por lo que desde el 31/12 no cuenten conmigo como persona trabajadora!!!!
La verdad es que esta nochevieja me hace ilusión porque la vamos a celebrar los amigos juntos, porque cierro un año que empezó muy malamente pero que me ha aportado muchas cosas y en el que creo que he crecido un poquito, he dado un pasito pequeño más allá del lindo linde y aquí estoy.
Así que sí ilusión de sentarme frente a la chimenea y dejarme hechizar por la danza del fuego y su calor, por disfrutar de horas charrando con la gente y descansar y retomar fuerzas para el nuevo año.
Ilusión de cerrar puertas y abrir nuevas.

Un abrazo feliz y contento!

jueves, 23 de octubre de 2008

pastillas para el olvido

Hoy leyendo el periódico digital de El Mundo leo la noticia de que están investigando sobre una pastilla que puede ayudarnos a olvidar sucesos trágicos o traumáticos de nuestras vidas, borrar recuerdos y he pensado: qué triste que se destine dinero a estas cosas, a convertir a los seres humanos cada vez más en seres ideales, sin traumas, sin dolor emocional ninguno y programables y reprogramables como un simple pc.
Estoy de acuerdo sufrir por sufrir es una tontería, pero hoy por hoy pienso que en mi vida no hay nada que me gustara olvidar, porque olvidar lo malo que me pueda haber pasado es también olvidar el hecho de que sigo aquí, respirando, viviendo y que lo que me ha causado dolor no me ha matado sino todo lo contrario me ha hecho más fuerte, me ayuda a vivir mejor. Olvidar los sucesos traumáticos de mi pasado es quitarme la posibilidad de crecer, de madurar a partir de ellos e integrarlos en mi vida. Los caballos de batalla pueden ser domesticados siempre y cuando se tome conciencia de ellos. Me da escalofríos pensar que con noticias así nos acercamos cada vez más al mundo feliz de Aldous Haxley, me aterra pensar que podemos ser programados y reprogramados, aunque ya se hace hoy en día, pero en el sentido de inducirnos a creer cosas, pero ahora que exista esta patilla para el olvido, me aterra.
Sólo quiero si tengo hijos poder decirles: tendréis la libertad de sentir todas las emociones del mundo en esta vida, porque si hasta las emociones ya pueden ser elegidas que nos queda entonces a los seres humanos mas que soñar con ovejas electrónicas como los androides de Blade Runner.
Un abrazo triste pero alegre porque aún hay gente que seguimos creyendo que la cualidad más importante del ser humano es su humanidad.

martes, 21 de octubre de 2008

La hora mágica

El sol es un pequeña pelota de luz amarillenta en el horizonte.
Daña a los ojos si conduces pero para los objetos es la hora mágica en que su toque todo lo transforma.
Los campos de trigo se yerguen orgullosos con sus iluminadas puntas doradas.
Las motas de polvo se afanan por flotar en el aire para parecer lucirénagas que sólo pueden ser avistadas por un ojo con gusto por los detalles.
La piel es un lienzo fluido que todo lo refleja, un estanque en el que mis dedos pintan siluetas imprevisibles sin ninguna razón mas que la de disfrutar de su tacto bajo mis yemas.
Y si tienes suerte, en la hora mágica en que la tarde y la noche se encuentran en la frontera del tiempo a veces en los bancos de niebla puedes ver bailar a las hadas.

Un abrazo de luz cálida.

domingo, 19 de octubre de 2008

a la vuelta de la esquina

A veces el amor nos aguarda a la vuelta de la esquina, nos sorprende al tropezarnos con el cuando menos nos lo esperábamos y es que Cupido siempre ha tenido un sentido del humor un poco irónico. A veces la vida da tantas vueltas como mi lavadora al centrifugar y al final del programa termino en el mismo sitio donde empecé pero esas vueltas de más me permiten ver cosas que antes no veía.
El universo tiene formas muy curiosas de juntar a dos personas, vuelves de un viaje y te reencuentras con un amigo y dejas de verlo como tal y dices anda mira por donde Cupido ha hecho de las suyas. Lo peor es encontrarse al borde del abismo y decidir si saltar o no porque después cuando ya he dado ese paso, la caída es suave como la de la semilla al caer del fruto, lenta, sin que parezca que tenga un rumbo fijo, cae sobre el suelo donde por azar germina dando lugar a una nueva planta, y cómo crece? eso ya es otra historia, una historia de cuidados, mimos, arribas y abajos que sólo el tiempo dirá.
Por ahora disfruto de la caída del fruto sobre la tierra.
¿Quién me iba a decir a mí?
A todos los que sabéis de que va este post, gracias por vuestro apoyo, por vuestra ilusión y por vuestra amistad.

Un abrazo mientras brindo por Cup!

viernes, 17 de octubre de 2008

Debajo de esta piel

Debajo de la piel todos somos personas, puedo intentar esconderme detrás de miles de máscaras pero en el fondo es un desgaste de energía inútil porque nunca podré escapar de mí misma, así que mejor aceptarme como soy ahora mismo y darme cuenta de que este estado presente es variable y cambiante y que siempre hay esperanza de que las cosas vayan a mejor y que las posibilidades son directamente proporcionales al tiempo que invierto en cuidar de mí misma, conocerme y aceptarme. Siempre tendré miedos y fantasías y sólo siendo consciente de ellos seré capaz de entenderlos y no proyectarlos en otras personas, sólo entendiéndolos seré capaz de responsabilizarme de ellos y en esa medida seré mucho más asertiva y comprensiva con los demás y mis relaciones con el resto de personas serán más sanas.
Y por qué os cuento todo este rollo pues porque hoy ha sido un día de tragar carros y carretas, de lidiar con marrones uno detrás de otro, y me he dado cuenta de que muchas veces los gritos de otras personas sólo son intentos tontos y fallidos de esconder la inseguridad y que por tanto no deben afectarme personalmente.Éste es un gran paso para mí por chorra que parezca, darme cuenta de que los recelos de los demás no tienen porque ser provocados por mí sino por sus propias inseguridades y miedos, y que comiendome la cabeza no voy a solucionar nada.
Existe en la cultura chamánica femenina de no se qué tribu de América del Sur una frase que se dice mucho: O me teo, tomo de esta situación lo que es mío y te dejo lo tuyo a tí, es difícil pero quizás es la forma mas sana y limpia de tratar a las personas.
Así que desde este despacho del que me marcho en 5 minutos, sabiendo que hoy he hecho un buen trabajo a pesar de las broncas que me he llevado, sabiendo que tengo una compañera de despacho genial, que debajo de esa piel es una bellísima persona, os mando a todos un abrazo para recordarme a mí misma que mi trabajo puede decir de mí pero no soy yo y que a dios gracias mi vida personal empieza una vez que cierro esta puerta.

domingo, 12 de octubre de 2008

In the mood for life


No, no me equivocado, ya sé que hay una película que se llama: In the mood for love pero no, yo estoy In the mood for life y como el amor es parte de la vida entonces se incluye.
Cruzo los dedos, he puesto una lavadora al ver el sol salir pero se está poniendo gris pero es que valía la pena intentarlo porque odio secar la ropa en casa, no huele igual y una es sensible a los olores!
Me he levantado a la hora que me ha dado la gana, me he dado una ducha poco ecológica, es decir de más de 15 minutos, lo sé el mundo se muere pero a veces me pongo en modo egoísta qué se le va a hacer hace tiempo que asumí que no soy perfecta!
He actualizado mi iTunes con nuevas e interesantes melodías, entre ellas Jason Mraz, el último de Amaral y alguna que otra de Robbie Williams que me gusta, mezcla rara pero es que así soy yo un poco de aquí, un poco de allá.
Escribo este post y al fin, después de una semana de espera, redoble de tambores por favor: voy a pegarme una viciada total al Zelda de Wii, sí, sí, sí, hasta que no tenga agujetas no paro!

Un abrazo con los dedos cruzados!

sábado, 11 de octubre de 2008

La princesa que buscaba su nombre

Es algo raro que se me ocurrió esta mañana aburrida en el despacho, con el tiempo gris que hace fuera me pongo nostálgica y salen cosas nostálgicas así que aquí queda ésto, ya me comentáis!

Lejos, lejos, lejos
Ella quería ir lejos
Donde nadie supiera de ella
Donde nada se esperase de ella
Allí donde su nombre fuera algo más que susurros de terciopelo y oropeles
Huyó, lejos, lejos, lejos
Visitó tierras lejanas con nombres impronunciables para las lenguas humanas
Cabalgó a lomo de bestias míticas
Vendió sus alhajas cuando no le quedaba nada
Se desprendió de su capa cuando le molestaba
Escaló las montañas más altas
Descendió a los abismos profundos
Navegó a bordo del barco pirata más temido de todos los mares
Andó por caminos ya olvidados
Aprendió a ver a través de ojos que no eran los suyos
Sintió el frío y el dolor de la perdida de aquellos a los que amó
Sintió el calor de la amistad sin fronteras, sin condiciones
Dejó su corazón en manos equivocadas y permitió que se lo rompieran
Lo reconstruyó con las piezas que quedaron y aprendió que era algo de lo que jamás iba a desprenderse
Y cuando llegó al confín del mundo se dió cuenta de que el viaje había sido en balde
En el fin del mundo la princesa que buscaba su nombre lloró al darse cuenta de que había buscado lejos lo que estaba tan cerca
Se secó las lágrimas con el borde la manga
Se concentró en su respiración, no existía en aquel momento nadie más que ella
Y allí se escuchó a sí misma pronunciar su nombre
Humildemente la princesa se puso en pie y dio el primer paso del largo camino a casa.

viernes, 10 de octubre de 2008

Piquiñito gran post

"Los videojuegos cuyo título comienza por “Little” molan. Ahí están Little Big Adventure y LittleBigPlanet para demostrarlo." dice Sabin en su post de Little King's Story en la página Anait Games y coincido totalmente las cosas que llevan little molan. Hace tiempo no sé si fue en este blog o en el de msn escribí un post sobre el poder de las piquiñitas cosas pero cada día más voy sintiendo que más que un poder es una opción de vida, pensar que pequeño no tiene porque significar insignificante o nimio sino simplemente pequeño.
Sí por supuesto mola mil ver una película en una pantalla de cuchucientas mil pulgadas pero lo que yo siento ahora mismo es que mola más verla en una tele normal rodeada de tus amigos, comiendo guarradas y no cortándote de poder decirlas. Mola un montón vivir en una casa de miles y miles de habitaciones cada una con una temática distinta pero si pienso en la cantidad de gente que necesitaría en ellas para llenarla de alegría pues que quieres que te diga con mi piso me basta y me sobra, aunque todo hay que decirlo mi piso es grande pero bueno suerte que tiene una. Y hay gente que me dice valorar las cosas pequeñas y cotidianas es conformarse porque no tienes otras, es no tener ambición, puede ser les contesto y me enconjo de hombros, no me considero una persona ambiciosa pero sí con aspiraciones, con sueños e ilusiones, y disfrutar de una tarde en el río, o simplemente vagueando en casa, estar con la familia, con la gente que quiero ya me basta, una taza de té en la terraza, dormir con Kumo sobre el pecho, pasear bajo la lluvia, esas piquiñas cosas que no tienen precio me llenan y me sobran para ser feliz, si eso me convierte en conformista bienvenido sea, cosas peores me han llamado!

Un abrazo piquiñito pero muy sentido

miércoles, 8 de octubre de 2008

Dios le da pan...

A veces me pregunto qué debe pasar por la cabeza de dios si es que existe, a mi jefa le acaban de traer su iPhone y yo pensando: Dios le da pan a quien no tiene dientes.
Mi jefa para que os hagáis una idea llevaba antes un Nokia joya muy sencillo pero muy fashion y caro por el mero hecho de que incorporaba unas banditas que se podían cambiar y así combinar con la ropa, es decir, si el móvil habla, canta o te cocina como el totoro que una vez vimos en el Salón del Manga Ramonet y yo pues a ella plim, lo importante es que sea un móvil que todo directivo debe tener.
Y aquí es donde entro yo en acción, pensad si es triste que la más entendida en cosas informáticas y demás artilugios es servidora, que es nivel usuario como mucho y rascando! pues entonces yo he llegado porque ella estaba agobiada con su nuevo chachi iphone y no sabía ni como ponerlo en marcha y se lo he sincronizado, le he bajado el iTunes, cosa de Apple que me da rabia es que al igual que Microoft todo lo monopolizan! es decir, para que el teléfono te vaya tienes que descargarte el iTunes!!! Y si no tienes internet?, y si no tienes ordenador? O_o, poco probable porque quien se compra un iPhone excepto mi jefa ya sabe lo que se lleva,lo peor es que ella ni se lo ha comprado simplemente se lo han regalado los de Movistar! Aish qué duro es a veces ser una simple trabajadora por cuenta ajena.
Pues lo dicho escribo este post, me desahogo, suspiro y ya me siento mejor!
Gracias por leer las tribulaciones de esta pequeña Charlie!

Un abrazo digital!

lunes, 6 de octubre de 2008

Vuelta al trabajo

No señores y señoras no me ha tocado la lotería durante mis vacaciones por lo que he tenido que volver a trabajar.
Por un parte apetece, reunirse con la gente con la que te llevas bien, pero por otra parte y más si trabajas con una jefa y una supervisora como las mías volver al trabajo es una dura prueba. Es curioso como pueden ser las personas en vez de reconocer que te han echado de menos porque haces un buen trabajo y se te echa en falta pues se dedican en tu ausencia a escribir una lista de pullas que lanzarme a mi vuelta, lo más curioso es que hoy me esperaba reunión de equipo de ponerme a caldo y nadie se ha atrevido a decirme nada mas que dos o tres cositas pequeñas que no tenían importancia ninguna, si es que... a veces es simplemente que necesitan descargar su frustración de no saber estar a la altura del trabajo y una vez que me han puesto más verde que las hojas de un limonero ya no hace falta ni decírmelo en parte porque no tienen ninguna autoridad moral para hacerlo.
Así que la vuelta al trabajo ha sido menos traumática de lo que me esperaba, y un gustazo reencontrarme con mi rubia que me quiere mil y con Javi su marido con los que siempre como en la cantina, qué pena que no esté Mónica para completar el happy office bunch, es decir la panda feliz de la ofi!
Ahora a cerrar programa, poner gasolina, hacer una compra para llenar la nevera y a lo mejor mi última sesión con mi terapeuta hasta dentro de un tiempo, no es que me vaya a dejar la terapia individual es simplemente que creo que me viene bien cambiar de aires y tener a una terapeuta mujer.
Y durante todo el día lo peor es sacudirse de encima esa sensación de echar de menos la cercanía de la gente que dejo en Estocolmo y Valencia, a pesar de estar conectados virtualmente la cercanía física se echa de menos, eso de poder decir quedamos a tomarnos un algo?
así que desde aquí compañeros de fatigas y blog un abrazo echando de menos a los que estáis lejos y dando gracias por estar también en casa cerca de mis amigos cartageneros.

PD: un día y ya me ha vuelto el acento cartagenero, que se le va a hacer =P

miércoles, 1 de octubre de 2008

Hej Estocolmo hola Valencia

Aqui estoy, maletas listas esperando a que me recoja mi tio para irme al aeropuerto. Ya me he despedido de Anaya, he salido a su escalera de incendios para despedirme de la ciudad, de los arboles que rodean su casa. Un te, mis manos calidas alrededor de la taza, dejando que el frio aire de otono acaricie mis mejillas tintandolas de rosa invernal. Ojala pudiera en parte llevarme esta sensacion de paz, de comunion con la naturaleza, Estocolmo ciudad de agua y arboles. El otono me regala los preciosos colores ocres, amarillos y anaranjados, hojas que cambian de color, el paso de una estacion mas, cambios y la vida que sigue su curso.
Estocolmo, recuerdos de la ultima navidad con mi madre cuando alguien me amaba o creia yo que lo hacia, y ahora reencontrarme con la ciudad desde la perspectiva de unos ojos que han llorado lo que tenian que llorar, mas cicatrices en el corazon pero tambien mas luz en la mirada, mas calidez en las palabras, mas suavidad en las relaciones con el mundo, el nuevo yo que se reencuentra con los recuerdos del viejo yo, similitudes en la esencia, grandes diferencias en las estrategias, sonrio, me gusta la persona que veo en los ojos de aquellos con los que me he reencontrado, sonrio, hoy me veo bella por dentro y por fuera, que gusto darme el lujo de disfrutar y ser feliz.
Hora de decir hasta otra a esta ciudad, porque a Anaya, a mi tio Leo los llevo conmigo y son parte ya de mi dia a dia.
Dejo que la nostalgia me abrace por un momento, sonrio, me espera un avion que coger, amigos en la plaza de toros con los que disfrutar de una deliciosa cena juntos, nuevas memorias que se crean, nuevos tesoros, y disfrutar de lo que esta nueva estacion tiene que ofrecerme.
Un abrazo suave como la hoja que ha cambiado y cae del arbol tras un soplo de viento