martes, 31 de marzo de 2009

Sin, sin, sin

Sin estar aún en la otra casa, sin efectivo hasta que me ingresen una cosa y porque he pagado lo del piso, sin cámara porque no encuentro el cargador =( ufff, uff la vida sin es un rollo, menos mal que tengo internet ese gran aliado de mis días en casa, ah y para colmo de males llueve, hace un tiempo de perros y no puedo hacer la mudanza, es decir, frustración!!!
Ahora que ya me he desahogado un poco pues me siento mejor.
Lo bueno de estar en casa sin nada que hacer es:
- Bloggear es decir saltar de blog en blog y sigo mirando porque puedo! encuentras una cantidad de cosas útiles y maravillosas!
- Leer, leer, leer!
- Jugar a la DS
- Hacer el trabajo trabajo del curso
Nótese que lo he puesto en letra más pequeña porque me está costando mucho hacerlo y no le dedico el tiempo que debería pero es que me faltan apuntes que están en vete tú a saber que caja aishhh! qué mudanza ésta!
Pues eso que la vida sin es un rollo y a mí que no me cuenten milongas los de cocacola y donuts y demás que las cosas light saben a menos y eso es siendo generosa y por no decir que saben a rayos a veces, así que sí por favor la vida, con todo, lo bueno y lo malo, sin edulcorantes, sin conservantes y si puede ser con doble dosis de presente!

Abrazos con... con qué pues con lo que se te ocurra, lo dejo a tu elección!

domingo, 29 de marzo de 2009

Where the wild things are


Wild things, me ha encantado ver el trailer de este libro para niños.
Coincido con las frases que van saliendo en el trailer.
Dentro de todos hay esperanza
Dentro de todos hay miedo
Dentro de todos hay algo salvaje!!
La peli sale en USA el 16 de Octubre así que no sé cuando llegará aquí pero estoy segura de que si puedo iré a verla!

Abrazos de esa fierecilla salvaje que guardo dentro!

jueves, 26 de marzo de 2009

Envoltorio de Tutanchan


Aquí os dejo la foto de cómo envolví a Tutanchan para la amiga de mi hermano.
Me pareció divertido envolverlo en una venda y añadir un toque floral!
¿Qué os parece? espero que a Krista le guste su regalito!!!

Midori chan





Aquí tenéis a Midori chan que es una gesha a las que le encantan los doramas (versión TV de un manga o anime) y comer Poky sticks!
La he hecho especialmente para Carurota chan mi supercute amiga!!!!!
Os lo recomiendo poned una Carlota en vuestras vidas y además de no aburriros nunca seréis más felices!!! Yujú!!
Os dejo dos fotos de Midori chan, una de ella sola y otra de cómo iba envueltita, toda mona en una caja transparente que le robé a mi padre de unas tarjetas de visita que tenía!!! Ji, ji, ji!!!

Espero que os guste!

Kissus!

Explorando una nueva faceta mia

He empezado otro blog para explorar mi lado caótico bueno, pasaros por ahí para descubrir que es eso de ser caótico buena!
Es un blog distinto a éste, más experimental, será más fotográfico y auditivo que éste.
Ya irá tomando forma, iréis viéndolo y yo disfrutando esta nueva parte mía creativa y soñadora, ingenua e ilusa, caótica pero buena a la vez.

Abrazos a altas horas de la mañana!

PD:mi nuevo blog se llama Memorias digitales de una caóticoneutral si queréis saber el origen del nombre id a leerlo!

miércoles, 25 de marzo de 2009

MI primer encargo y la vida en cajas


Ayer terminé mi primer encargo de amigurumi para mi hermano, se llama Tutanchan y desciende directamente por línea materna del peluche del faraón Ramses II, adora los datiles y odia tomar el sol por medio a deshacerse! Me lo encargó mi hermano para el regalo de una amiga suya que es friki en el sentido cariñoso de la palabra! y quería algo macabro pero mono tipo pesadilla antes de navidad, me queda darle toques de color rojo con mercromina o algo así pero no sé, no sé! qué os parece? Por favor contestad a la encuesta que he puesto para saber si le pongo un poco de sangre con mercromina o no!!! Muchas gracias por vuestra colaboración!
La vida en cajas no es fácil, ando rebuscando en ellas y la casa de mi padre parece la de alguién que padece síndrome de Diógenes! Menos mal que este finde ya me voy para el piso!! Al fin algo de normalidad para empezar a hacer todos los trabajos que tengo pendientes y centrarme a la busca de trabajo y cursos del INEM!
Ya os iré contando mientras tanto la vida en cajas! Agotados mis 5 minutos de queja diaria paso a mejores temas!
Estoy leyendo un montón de blogs de decoración para espacios pequeños para maximizar mi cuarto del piso nuevo, a ver qué sale! Y además Chari me ha dicho que puedo usar su máquina de coser! YUjú!
Abrazos momiosos de Tutanchan y míos!

miércoles, 11 de marzo de 2009

estar sin estar

Odio este estar sin estar! y no me malinterpretéis sé que no tengo razones para quejarme pero es que se me acaban las pilas, llevo dos meses que no sé cuándo me voy al paro, que ni dónde voy a vivir (creo que al fin habemus piso pero aún no es seguro), he invadido el piso de mi padre que es un santo varón, no he entregado los trabajos de los módulos y mi tutor me llama morosa e incumplidora de compromisos adquiridos y para los que me conozcan a mí miss responsable pues entenderán lo duro que está siendo para mí estar tan irresponsable y dispersa!
Y es que de verdad que estoy agotada, entre las muchas cosas de mí misma que estoy viendo y trabajando en la formación, la mudanza (Quique, Mamen y Álvaro sois mis salvadores viva la mudanza squad!), la incertidumbre de volver a Valencia, la despedida de la gente de Cartagena que no la estoy disfrutando ni haciendo como me gustaría estoy que no estoy, y lo odio!!!!
De verdad sólo quiero tener una semana de estar en un mismo sitio, poder encontrar mi ropa y mis cosas, darle a Kumo un nuevo hogar decente dónde pueda moverse libremente, no es plan de dejarle suelto por casa de mi padre para que a éste le de un superataque de alergía que tenga que llevarlo al hospital, aish!!! tregua! espero que después de esta semana que firmo los papeles del finiquito, que espero firmar el contrato del piso, que espero descansar en el módulo del finde pueda al fin volver a dormir a gustito y tranquila porque para colmo de males tengo el sueño descontrolado como hacía mucho tiempo que no lo tenía, si es que ya sabía yo que esto de la transición no iba a ser fácil, pero no me quejo con lo que me ha costado crecer! respiro hondo a ver si se pasa pronto! porque gracias a dios todo pasa!

Abrazos en el limbo de la transición!

martes, 10 de marzo de 2009

Metacrilato

En ese instante en que las luces se apagan y el haz devuelto por la pantalla gigante ilumina su cara ella se muere por beberse esa luminosidad a besos, a caricias desmedidas, desbordadas. El ya conocido jingle de Movierecord invade la sala, él se acomoda mientras ella continua imaginándose el sabor de esa luz. Recuerda por un fugaz instante su reproche de que no le cuenta nada, de que está harto de intentar romper un caparazón que parece indestructible, de que se esconda, si algo le ha quedado claro de la discusión de ayer es que él está cansado de sentir que le ama mas de lo que parece ella amarle.
Y cómo explicarle si ante tanto sentimiento desconocido en su interior ella se queda sin palabras, cómo hacerle ver el cuidado que ella tiene de no desatar sobre él el huracán de sus pensamientos y pasiones, impotente ante la barrera de metacrilato que ha levantado entre ellos, desiste. Ni siquiera entiende porque la ha levantado, quisiera romperla en mil pedazos y no puede, es consciente de ello, apoya su mejilla en esa frontera imaginaria y siente su frio tacto. Se reconoce en la barera,su dureza y a la vez su fragilidad, a veces piensa que después de una tormenta anterior, en su interior solo queda hielo. Una parte de ella desearía quemarse en la promesa del calor de sus ojos, derretirse en la llama y dejar fluir.
Él al sentirse observado dirige su mirada hacia ella y le pregunta:
-¿Qué haces que me miras?
Ella siente el vértigo y se detiene para no derramarse en palabras que se agolpan en su boca desde el pecho, para no perderse en el torbellino de su mirada se rinde, se siente indefensa, levanta la barrera, metacrilato invisible, contención mientras acude a sus labios desde la mente la respuesta trampa:
Nada.

Viaje sin retorno

No piensa en nada mientras el aire de la máquina secamanos espanta las gotas de agua que huyen despavoriadas dejando la superficie de su piel suave y caliente. El flujo de viento se detiene pero sus manos siguen ahi, extendidas, ella de pie, detenida, parodia en carne y hueso de una estatua de cera.
Una voz a su espalda pregunta:
- ¿Me permite?-
Ella parpadea una vez, otra, y finalmente decide girarse. Una señora de mediana edad le observa con una sonrisa y las manos mojadas.
Se sonroja por su despiste y por hacerla esperar.
- Claro, disculpe- consigue decir apartándose.
Introduce las manos en los bolsillos con la vana esperanza de conservar durante unos segundos algo del calor que desprenden, sabe que es imposible, el frío está dentro, es una fiera que le muerde con rabia. Se aleja de los aseos atenta por si anuncian su vuelo, está cansada y el mero hecho de permanecer despierta requiere toda su atención. Se detiene ante uno de los paneles de información, letras y números desfilan ante sus ojos, no consigue entender ese extraño lenguaje abreviado, se siente perdida, dirige su mirada por encima del hombro derecho donde él debería estar, le mira extrañada, nunca le había visto ese abrigo, ese no es su corte de pelo, no es él, es imposible que sea él, es solo su mente que le juega malas pasadas.
Baja los ojos, se mira los zapatos, muerde su labio inferior y nota el río de lágrimas intentando traspasar la presa interna que ella ha creadp. Aprieta los párpados con sus dedos, dos segundos y se relaja, la presión va cediendo lentamente mientras intenta respirar.
Parpadea.
Parpadea.
parpadea, el peligro de una inundación ha pasado.
Observa su billete con atención, memoriza los caracteres y los busca en la sopa de letras del panel, en un momento fugaz de lucidez sus retinas retienen la puerta de embarque. Dirige su mirada al pasillo que se le antoja un interminable mar donde personas y maletas intentan llegar a buen puerto, se zambulle en la corriente poniendo cuidado de no perderse las señales que le indican su destino.
Mecánicamente sus pies se encaminan a la cinta transportadora y se deja llevar, se detiene, da dos pasos hasta la siguiente para volver a dejarse arrastrar. En su mente miles de recuerdos juntos golpean incesantemente las puertas de su memoria, fogonazos de una vida compartida que fotograma a fotograma visiona su alma. No le importa que ciertas escenas pasen rápidas, sabe en cuales detenerse.
Aquella vez que corrieron por la acera mientras llovía escudados bajo su abrigo extendido como una cometa, aquel duelo de miradas en casa de sus padres, la serenidad de noches compartidas con su cabecita dormida, la primera vez que hicieron el amor, la última...
Basta.
Las compuertas de su alma se cierran para preservar su integridad emocional, la poca cordura que le queda.
Desde la noticia miles de brazos y manos le han abrazado, cientos de bocas han emitido palabras de consuelo, muchos ojos han llorado a excepción de ella que se siente como un bloque de hielo. Él se ha ido dejándola fría, helada.
Quiso estar durante la incineración y la gente le preguntaba:
-¿Por qué te torturas?- a ella le encantaría decirles que ellos no entienden nada, que simplemente buscaba algo del calor de esas llamas que solo la llenaron de vacío.
Llega a su puerta de embarque. Una preciosa azafata de radiante sonrisa le da las buenas noches y toma la tarjeta de embarque de sus manos. La rasga por la línea de puntos troquelados por una máquina, asi siente ella que esté su alma, unida al cuerpo por una línea de agujeros que amenaza con hacerse más grandes de un momento a otro. Respira hondo y le devuelve la sonrisa, es raro encontrarse alguién agradable en un aeropuerto a esas horas de la noche y esa señorita lo es, merece al menos un poco de esfuerzo por su parte.
Busca su asiento en el interior del avión y se acomoda. Cierra los ojos, odia el momento del despegue. Le es fácil imaginar su mano cubriendo la suya como en tantas ocasiones que volaron jutnos, la calides de su aliento al susurrarle al oido.
-Estás preciosa cuando te asustas- mientras ella con los ojos suavemente cerrados y el estómago en la boca espera que pase el mal trago.
El momento pasa al fin.
Abre los ojos, observa la bolsa acolchada que reposa entre sus piernas. Se atreve a abrirla, el ruido de la cremallera es como el trueno antes de la tormenta. La fría noche dibuja figuras geométricas de hielo en su pequeña ventana, fuera todo es oscuridad, no enciende su luz.
Extrae la pequeña urna con las dos manos, la abraza y sus labios depositan en ella un suave beso mientras la primera de las lágrimas inicia un viaje sin retorno por su mejilla.

La alacena

El dulce olor del mango permanece en el aire, su pegajoso tacto se desliza por la comisura de mis labios. Me acabo de limpiar las manos en el vestido, es blanco y las huellas amarillas resaltan más sobre el algodón, delatándome ante su mirada.
Ella me zarandea, apretando sus grandes dedos en mis pequeños brazos, noto la presión atravesando mi piel.
Ella me grita, deprisa, con su voz áspera y ronca dispara palabras a una velocidad que mi cerebro es incapaz de procesar. Por el rabillo del ojo veo venir la palma de su mano abierta, enorme, como una ola gigante que barre la orilla de mi mejilla, no tengo tiempo ni de parpadear cuando el látigo del dolor estalla.
Tira de mi mientras un chillido asustado e involuntario se escapa de mi garganta, ella me clava con su mirada al suelo, aprieto los labios, ella satisfecha por el silencio conseguido me sigue arrastrando hacia la escalera.
Ella no se para al llegar al primer escalón, sé que el descenso va a ser rápido.
Tira.
Ni siquiera me agarro a la barandilla de madera porque no tengo tiempo.
Sigue tirando de mi, deprisa.
Deprisa bajamos las escaleras, siento que uno de mis zapatos de charol negros se desprende, miro atrás y quiero quedarme con él, no quiero seguir bajando.
Ella tira y ya estoy abajo.
El esfuerzo le hace jadear y se arremanga la camisa del brazo con el que me sujeta.
Vamos hacia la cocina, mis pies con un zapato sí y otro no crean un ritmo extraño sobre las planchas de madera de la casa.
Hemos llegado a la cocina y en ella mi hermano está sentado educado y apropiadamente leyendo un libro delante de la mesa. Su mirada pasa de mi tia a mi, asustada, sus ojos se abren como dos platos. Antes de que pueda decir nada ella se le adelanta.
-Sal y cierra la puerta tengo que hablar con tu hermana-le ordena ella con esa voz solemne que ella utiliza cuando va a pasar algo.
Yo no les miro, observo las baldosas blancas y negras del suelo, me fijo en la mancha amarilloanaranjada de mi vestido.
Oigo a mi hermano bajarse de la silla, por un instante nuestras miradas se cruzan cargadas de impotencia, solo soy un niño parece que me quiera decir con esos ojos suyos mientras cierra la puerta tras de si.
Ella relaja al fin la presión sobre mi brazo pero la opresión de sus dedos sigue ahi. Me froto la zona de mi bracito con la vana ilusión de aliviarme, quiero abrazarme a mi misma, encogerme y hacerme invisible para que ella no pueda verme y asi escapar, eso no sucede y sigo de pie mientras ella me da la espalda.
Saca una llave de su bolsillo y abre la puerta de la alacena. Yo inmovil la espero paralizada.
-Quizas aqui dentro pienses en lo que has hecho y aprendas algo- dice mientras suspira.
En ese instante mis piernas cobran vida, retrocedo hacia la puerta pero ella es mas rápida y me atrapa, me arrastra, me empuja y caigo al suelo, mis rodillas golpean las baldosas y todo se oscurece.
Oigo la llave que gira en la cerradura, me apresuro a darme la vuelta, mi hombro choca con la puerta, la oscuridad me atrapa, me oprime.
Cierro los puños.
Golpeo repetidamente la solida negrura donde debe estar la puerta, grito que quiero salir, escapar, por un instante me siento ciega.
El polvo se mezcla con mi pelo y mis lágrimas, ni siquiera me he dado cuenta de que estaba llorando. Me desgarro en llanto, araño la puerta hasta hacerme daño, que no sé si sangre porque el negro que todo lo invade es la ausencia de los colores.
Vuelvo a golpear.
Una rendija de luz se cuela por la puerta, en el vacío de la oscuridad ahi debe estar el suelo, pego mi mejilla sobre él sintiendo su frio tacto y grito, llamo a mi madre a pesar de saber que no está en casa. Quiero que venga y me saque de alli.
Grito, chillo y pasa el tiempo enronqueciendo mi voz. A duras penas quepo en el minúsculo habitáculo, me encojo sobre mi misma, siento caer la oscuridad sobre mi, mi corazón late tan rápido como las alas de un colibrí, me ahogo, no hay aire.
Que alguién me saque de aqui por favor...
Abro los ojos a la oscuridad, boqueando como un pez fuera del agua.
Tanteo con mis manos hasta hacerme con el interruptor.
La luz me ciega.
Otra vez otra pesadilla.
Reconozco mi habitación, ya no soy una niña.
¿Quién soy? Ahora recuerdo, me he hecho mayor pero sigo soñando con la alacena.

Detecnification

Ésto que os dejo a continuación ha sido mi primera incursión en el mundo Sci-Fi, es bastante flojillo pero mira ahí queda éso:

La luz precisa y roja del escáner topa con su cara y acaricia cada uno de los poros con minuciosa meticulosidad. Está acostumbrado a su inquisitivo tacto imperceptible y ni siquiera pestañea.
-Reconocimiento facial terminado- anuncia la máquina con esa voz que es todo sensualidad aberrante y plástica.
Conforme avanza al encuentro del siguiente dispositivo de seguridad le dedica un saludo y un guiño al pequeño ojo de cristal y cables que sabe trasladará su nítida imagen a la pantalla de su vigilante particular. Su mente fantasea ante las reacciones de quien le observa. Tiene la certeza de ser de los pocos que se toma interés por esa panda de voyeurs que se ven obligados por su trabajo a vigilar cada uno de sus movimientos.
Que menos que dedicarle un saludo matutino, travieso para hacerle entender a quien esté al otro lado que su mirada aparte de no pasar desapercibida es bienvenida.
A mitad camino se detiene extrañado.
¿Acaso ha escuchado un ruido ajeno a la rutinaria sinfonia de sus pasos sobre las asépticas planchas blancas que recubren el suelo?
Ladea la cabeza expectante, a la espera de confirmar si ese sonido ha sido real o producto de su mente soñolienta. Un escalofrío recorre su mente y su cuerpo. Intenta contener la emoción y no pensar que ese ruido escuchado sea el de la lente al intentar enfocar mas de cerca la imagen en este caso su persona.
-Ah Duvet demasiado zafiro ayer noche- se recuerda a él mismo en voz alta.
Últimamente se deleita ante el calor que le brinda su bebida favorita todas las noches. En un mundo tan quirurgico y tecnológico como el actual cualquier sensación que intensifique el sentimiento de ensalzar la carne de su cuerpo es un preciado tesoro para él.
Solo, por las noches, en su lujoso, espacioso y equipado con todo apartamento, la vasta e infinita red virtual a su alcance, él se asombra ante la imperiosa necesidad de simplemente sentarse a beber una copa e imaginar el roce real de piel distinta a la suya.
La necedad del ser humano le ha llevado hasta el punto de encerrarse en burbujas virtuales donde todo está dominado por las fantasías de la mente. El contacto humano es escaso y considerado una pérdida de tiempo y esfuerzo en este siglo en que se ha descubierto el maravilloso poder de la mente imaginativa.¿Quién necesita ya salir de casa si el universo está al alcance de la palma de la mano?
Cualquier sensación corporal imaginable y existente ha sido traducida a mejor dicho tecnificada y reformulada como un conjunto de ecuaciones que introducidas en una máquina de realidad virtual permiten acceder al usuario a ella sin que su cuerpo genere ni efectue esfuerzo físico alguno.
Con solo pensarlo y gracias a las cada vez mejoradas conexiones neuronales que compañias como la suya fabrican la vida no es mas que una proyección del cerebro sobre los sentidos y el cuerpo.
No se ha dado cuenta pero ha llegado a la puerta de su laboratorio. Con decir una orden la pared se desliza revelando un cubículo ordenado donde solo las rosadas orejas de sus carísimos ratones dan una nota de color al monocromático espacio lechoso. En vez de entrar, retrocede para encaminarse al centro neuralgico del edificio. Asciende con la ayuda de los ascensores al café digital que se halla situado en el ático. Al entrar en él nadie saluda, no se escucha mas que el silencio de miles de mentes dejándose llevar por sus fantasías viertuales.
Toma asiento y se conecta.
Por un instante todo desaparece.
Oscuridad hasta que sus retinas estallan ante la saturación de luz. Al tecnificarse se ha diluido en miles de algoritmos que dan sentido a la persona que es en el mundo virtual.
Desea indagar acerca de la persona que le observa. De improviso ese ruido otra vez, tan fuera de lugar en su vida y tan deseado. Él sabe que quien sea que es su voyeur como son conocidos los vigilantes le está observando ahora mismo.
Se concentra en busca de la información, tiene contactos y puede utilizarlos. A lo largo del día le es imposible concentrarse y está deaseando llegar a casa y ojear el dossier que hayan reunido para él acerca de su voyeur.
El líquido cae sobre el hielo de su copa nocturna y lo hace tintinear. Sus ojos transportan al cerebro la imagen de las letras que se despliegan ante él para ser procesadas.
Datos, datos y mas datos pero no los que le interesan. Sus cuentas bancarias, su trabajo, su dirección... pero él quiere conocer a la persona no a la información que la recubre.
Se sorprende al darse cuenta de que no le hubiera importado que fuera un hombre, pero es ella, una mujer detrás de la lente, eso despierta en él nuevos deseos, anhelos y preguntas. ¿Cómo será su voz, su cuerpo y su tacto?¿Por qué él, para que esforzarse en hacerse presente en su vida?
Sentir, sentir, simplemente desea sentir su piel, su aliento cerca de su oido susurrando su nombre. Se deleita imaginándola ya que los datos fotográficos de las personas hoy en día son demasiado difíciles de conseguir, además de escasos
No sabe cómo pero se encuentra delante de la entrada del edificio de ella, se da cuenta de que es la sensación de desorden que ha generado ese ruido de enfoque en su cuerpo lo que le ha arrastrado hasta alli.
La cámara de seguridad de su apartamento le enfoca, es ella detrás de la lente otra vez, en ese instante duda de si le permitirá la entrada. Delante de esa barrera arquitectónica que les separa analiza la situación simplemente para descubrir que no está preparado para lo que pueda encontrarse detrás, no es más que emoción a flor de piel y no está acostumbrado a sentir.
Por fin se produce la apertura.
Él se queda inmovil ante la belleza de su cuerpo bañado por la luz y cuando ella toma el cuello de su camisa atrayéndole hacia el interior él simplemente se deja llevar mientras ella susurra en su oido:
-Detecnify me with your hands tonight-
Por un instante él se alegra de saber inglés y de tener unas manos con las que hacer realidad esa necesidad que es también suya.
Se desconecta de su mente y se deja arrastrar por ese petición esperando que ella haga lo mismo con su cuerpo.
-Detecnify me- se escucha a si mismo rogándole a su oido.
En el silencio de la noche dos burbujas virtuales estallan en una sinfonía distinta a la habitual para crear una nueva realidad.
Detecnification process initialised.

garabateando

Estaba leyendo las cosas que tenía escritas en mi cajón desastre y me di cuenta que faltaban cosillas del otro espacio así que he rebuscado, las he encontrado y aquí os las voy dejando:

el cielo es una nube de gris plomo y plata
una gota en mi mejilla.
duele.
llueve?
quizas..

La llamada

Ésto lo escribí hace mucho tiempo después de leer el blog de Juan Fondevila que es un maestro de las letras y la escritura además de buen amigo, pasaros por su blog para leer relatos de mucha calidad y reseñas de libros y pelis interesantes

Ella se sienta en su terraza. Amanece.
El batín bien ceñido a la cintura, siente el suave tacto, la calidez del tejido en su piel. Introduce sus manos apretadas en los bolsillos y desearia ser fumadora, encender un cigarro y que sus dudas y temores fueran humo en la mañana. El sol anaranja el cielo y las nubes, todo se enciende suave y lentamente.
Entorna los ojos, se toca las sienes y cansada de pensar vuelve su mirada a la taza de cafe, sus dedos se pasean por el borde mojado aun por los restos bebidos por sus labios. Espera ansiosa, la calle aun duerme, ruidos amortiguados llegan hasta ella, espera.
Pasan unos minutos, tiene la certeza de que llamará, lo sabe y continua esperando. Se muerde una uña y se maldice, prometió no volver a hacerlo.
Finalmente un sonido rompe la quietud de la mañana, el teléfono suena insistente, su llamada es la llave a miles de recuerdos, tiempos mejores de vino y rosas que sabe que ya no volverán. Esa sensación de pérdida aletea por su corazón hasta posarse en su mente.
Se detiene avergonzada a medio camino al darse cuenta de su prisa, de su ansia por escuchar su voz, se enfada con ella misma, quisiera gritarse, detenerse. Lo consigue, vuelve a sentarse la taza de café en sus manos, el teléfono insiste impaciente, el momento perdido.
silencio.

Haciendo como que escribo

Haciendo como que escribo a veces me salen cosas como ésta

El sol es una esfera dorada en su hermosura.
No puedo mirarla sin cegarme, no puedo dejar de mirarla.
Cierro mis ojos.
Abro mi alma, con sus ojos la observo.
Perfecta, pulida, aurea.
El sol es una esfera de alegria que se consume.

lunes, 9 de marzo de 2009

Fede


Mi hermano estrena blog literario y yo engordo tres mil kilos de poder dejaros el enlace.
Felipe Pino es su pseudónimo, un chiste que poca gente comprende pero que hace que a Fede se le escape una risilla ante esa ocurrencia lingüística de cuando dices Felipe en inglés Philip Pino.
Un buen nombre, personal, divertido que probablemente se quede en Pepino o algo similar, dadle tiempo, pero que ya ha marcado tendencia entre los distintos componentes del blog como por ejemplo Pepa Enebro, nombre también relacionado con el reino vegetal.
No sé cómo les irá su andadura, yo ya soy su más ferviente seguidora, estoy deseando leer sus posts, ver sus fotos, conocerles a través de sus reseñas y un sin fin de cosas más
http://orugas.blogspot.es/
éste es el enlace de mi hermano Fede, un Pino con alma de escritor y sonrisa de luna que ilumina el bosque allí donde los árboles dan sombra.

jueves, 5 de marzo de 2009

Fotos!


Cuando mi padre me dió su vieja cámara digital porque él se había comprado una me hicieron los ojos así O_O emoción!! alborozo!!! al fin una cámara, y sonó la música del Zelda de cuando encuentras un tesoro! tarararán!!! Y la levanté triunfalmente y la abracé porque yo quería una cámara. Pero me he dado cuenta que soy un poco rara a la hora de hacer fotos, yo miro a mi padre, a las personas con sus mega ultra reflex digitales y tardan tanto en hacer una foto que ufffff me aburro! y pienso que soy rara porque a mí me entran cosquilleos en las manos de tener una cámara, a veces le hago fotos a todo, logos, paquetes de gusanitos, bolsas de plástico, mis pies, una hoja en el suelo, las nubes, las gotas en la ventana, todas esas cosas que a los demás cuando miran mis fotos suelen decir einnnn y ésto! pero es que yo soy un poco caótica para la fotografía, el otro día llovía y estaba en casa de mi padre, vi las plantas, las gotas de lluvia sobre ellas y no lo pude aguantas con los platos a medio fregar cogí la cámara y salí a capturar pequeños instantes en el tiempo, y valió la pena porque las he puesto en el Facebook y la gente me ha mandado comentarios buenos sobre ellas!!! yujú! aunque creo que sigo siendo una friki fotógrafa incapaz de seguir las normas ésas de hay que sacar tres cuartos del paisaje y un cuarto de cielo y la la la la la.... uff de verdad que no puedo eh, porque sólo un cuarto del cielo si es lo que más me gusta?! nada que creo que he sacado algo de mi vida en lo que explorar mi lado rebelde!
Ah la foto que os he puesto ha recibido bastantes buenos comentarios, no sé a mí me gusta!

Un abrazo de foto! Sonríe!

lunes, 2 de marzo de 2009

Blueberry Girl

Aún en Valencia sin piso y hoy vuelvo a Cartagena para desmontar mi piso! Menos mal que una encuentra en la red cositas tan monas como este vídeo que es una oracioncilla o algo así escrita por Neil Gaiman! A la espera de Coraline que estoy!
Abrazos a tod@s y gracias por soportarme en estos días tan malos que estoy teniendo!